domingo, 13 de noviembre de 2011

Es una noche pesada...


Aveces uno deja sus necesidades básicas de supervivencia por solo aprender a sobrevivir en el ambiente...

Aveces hay cosas que me hacen olvidar el porque me situó en el aquí, en el que las miradas extrañas de los conocidos no se me hacen nada parecidas, como si solo se estuviera atento a cualquier movimiento. El extremo es la clave, el sudor resbala por la frente, el subir escaleras es como una competencia y esquivar a los autos es el premio nobel... siento tanto asco en el centro de mi cogote... y sentí tanta adrenalina por una noche...

No tengo de que preocuparme... solo de mi misma, de las ideas y del asco que siento en mi garganta.

No tengo porque enojarme, si también lo hice muchas veces, tal vez es el karma maldito!
Karma que ojala se quede en el olvido, que me haya visto de reojo y me haya pasado de rapidito...

La idea es subir al infinito y moverme como un rehilete... fluir despacito, sin tormentas eléctricas... exigiendo lo que quiero realizar con mi cuerpo...




No hay comentarios: